Image

Fondo Efecto Colectivo beneficiará a cientos de escolares locales al apoyar innovadores proyectos educativos- diario de concpcion

Listen to this article


Cientos de escolares del Biobío recibirán el beneficio de la innovación educativa para impulsar su formación integral y proyección gracias al Fondo Efecto Colectivo que lidera la Fundación Reimagina con apoyo de BHP Foundation, y patrocinan el Mineduc y Unesco.

Porque proyectos que promueven el desarrollo escolar de habilidades sociales y emocionales clave para afrontar retos presentes y futuros estuvieron entre los 8 seleccionados para recibir recursos que les permitirán impactar en comunidades educativas regionales.

Ana María Raad, directora de Reimagina, explica que Efecto Colectivo lanzó su primera para entregar un aporte económico que permita promover y escalar innovaciones educativas probadas para así impulsar una necesaria transformación en la educación pública a nivel nacional.

En ese marco releva que se escogieron los programas Teatro en la Educación y Aprendizaje Socioemocional, de exitosa trayectoria en establecimientos del país, para permitir que desde 2025 se desplieguen en la región de la mano de la alianza con entidades territoriales.

Artes escénicas en la escuela

Fundación Teatro a Mil lidera Teatro en la Educación (TELE) que presentó con La Balanza, entidad que impulsa la Pedagogía Teatral y el Teatro aplicado en la educación.

Paula Echeñique, directora de Planificación y Proyectos de Teatro a Mil, cuenta que TELE se creó en 2016 para desarrollar habilidades expresivas y socioemocionales en una educación integral, incorporando la asignatura de artes escénicas al currículo de escuelas públicas. “El programa se inserta en una escuela tomando el primer o segundo ciclo básico: partimos con el primero o cuarto básico y acompañamos durante 4 años a ese curso”, explica. El despliegue incluye actividades semanales en el aula, proyectos interdisciplinarios, salidas pedagógicas al teatro y muestras finales de escolares.

En 2024 el programa se ejecuta en 14 cursos de primer y segundo ciclo básico en comunas de la Región Metropolitana, y gracias al Fondo Efecto Colectivo aumentará la cobertura para llegar a 55 cursos en tres regiones que incluyen a Biobío.

A través del Servicio Local de Educación Pública Andalién Sur se trabajará en el Colegio República de Ecuador de Concepción en un modelo tipo piloto que se espera escalar en años sucecivos. “La idea es partir con el primero básico en 2025, y el 2026 seguir la continuidad del segundo básico y tomar el primero básico, de tal forma de estar en todos los cursos de primero a cuarto básico”, resalta Echeñique.

También serán clave alianzas con instancias artísticas-culturales como la Dirección de Cultura de la Municipalidad de Concepción para llevar a cabo las salidas pedagógicas y muestras finales.

Aprendizaje Socioemocional

El Programa de Aprendizaje Socioemocional (ASE) se implementó por primera vez en 2019 en un colegio en Puente Alto, de la mano de la Fundación Trabün que lo postuló al nuevo fondo junto a First Impact y que permitirá llegar a Biobío, donde se proyecta estar en 60 establecimientos desde 2025.

Ignacia Gana, directora de desarrollo de Trabün, resalta que “ASE busca potenciar el desarrollo integral de los estudiantes, con una metodología lúdica enfocada en la creación de vínculos positivos”.

Esto se aborda mediante el fomento de habilidades sociales y emocionales en escolares de todo el ciclo educativo para que afronten sus desafíos con confianza y empatía, lo que contribuye a mejorar el ambiente escolar.

Para ello se creó un programa curricular que se implementa en el marco de la asignatura de Orientación o similar, el que se entrega a docentes listo para trabajar, considera planificaciones clase a clase desde el primer nivel de transición a cuarto medio, y se otorgan varios recursos para abordar la materia en aula y otros espacios de la escuela, explica Gana.

ASE está en 70 establecimientos en 11 regiones, donde lo implementan más de 1.600 docentes para alcanzar a 45.000 estudiantes. Y asegura que su impacto ha sido evaluado positivamente con instrumentos objetivos aplicados, lo que ha motivado a extenderse a más territorios y comunidades para masificar su efecto.

Los establecimientos interesados en acceder al programa pueden contactarse desde www.fundaciontrabun.cl para saber requisitos y posibilidades.

El Programa de Aprendizaje Socioemocional es implementando desde 2019 por la Fundación Trabün, partió en Puente Alto y hoy alcanza a 70 establecimientos en 11 regiones que desde el próximo año también incluyen a Biobío (foto cedida).

Innovación educativa: clave para desarrollar habilidades del siglo XXI

La antropóloga Ana María Raad, fundadora y directora de Fundación Reimagina, explica que el propósito con el que se pensó el Fondo Efecto Colectivo es contribuir al desarrollo y logro de aprendizajes relevantes e integrales en niños, niñas y adolescentes. Para ello se decidió entregar apoyo económico a organizaciones que desarrollan iniciativas educativas innovadoras efectivas en distintas comunas y establecimientos.

Un fondo necesario

Iniciativas y financiamiento que se evidenciaron como desafíos necesarios y posibles de abordar.

“Diversos diagnósticos sobre la educación en Chile coinciden en que no estamos preparando adecuadamente a niños, niñas y jóvenes para los desafíos del siglo XXI”, resalta por un lado. Se refiere al desarrollo de habilidades tecnológicas y socioemocionales consideradas cruciales para desenvolverse adecuadamente en la sociedad contemporánea.

En la otra vereda, sostiene que “tanto en Reimagina como en muchas otras organizaciones sabemos que a lo largo del país se están realizando muchas iniciativas que innovan para responder a las necesidades educativas”.

Y el fondo surge como una respuesta a las problemáticas, para lo que concreta el vínculo entre los proyectos con las necesidades.

Efecto colectivo

Para hacer realidad la iniciativa que es patrocinada por el Mineduc y la Unesco se requirió un proceso colaborativo de más de un año, desde que Reimagina con BHP Foundation comenzaron a co-diseñar un proyecto para abordar los desafíos de la educación en Chile, pero donde lo relevante ha sido dar una mirada sistémica y colaborativa que es un pilar de las propuestas escogidas, enfatiza Ana María Raad. “Debe ser sistémico porque pensamos que es necesario que se toque a distintos elementos y actores de la educación pública”, afirma.

Ahí el nombre “Efecto Colectivo” para el fondo y su foco de apoyar experiencias innovadoras que están impactando a comunidades educativas y pueden escalarse a más regiones y establecimientos públicos para amplificar el impacto en escolares y generar un efecto colectivo y perdurable sobre la educación.

Al respecto, Raad asegura que “las organizaciones van a instalar capacidades y herramientas en los colegios públicos y las comunidades. Entonces, no son proyectos que se desarrollen y después se vayan de esos colegios. Por eso las organizaciones ganadoras están asociadas con una territorial”.

Por eso la proyección es que la implementación de los programas Teatro en la Educación y Aprendizaje Socioemocional beneficiarán desde el corto al largo plazo en la Región del Biobío, con las herramientas que brindará a colegios y docentes, y las habilidades que fomentará en escolares en pos de su futuro.





Source link