Image

La primera Copa Ciudad de Concepción es lila, y también de los hinchas- diario de concpcion

Listen to this article


Fotografía: Prensa D. Concepción

El primer golpe fue lila. Una victoria por 1-0 consiguió el “León de Collao” sobre Arturo Fernández Vial, en la primera versión de la Copa Ciudad de Concepción, que se disputó el mediodía de este domingo en el estadio Ester Roa Rebolledo.

Con autogol de Bastián Solano, en el minuto 85, los morados abrocharon su segunda victoria consecutiva sobre los aurinegros que, aunque esta vez no contará para la estadística oficial, sirve para alegría pura de los apasionados penquistas.

Un partido que no lució demasiado desde lo futbolístico, con más fiesta en las tribunas que en la cancha. Porque pese a todas las críticas, desconfianzas y hasta incomprensibles campañas en contra, el público respondió con creces al llamado y, en número superior a las 6.500 personas, llegó para ir en aliento de su equipo. Aforo que ya se lo quisiera cualquier equipo chileno en un partido por los puntos.

En el campo de juego, ambos equipos buscaron, intentaron, pero no lograron hilvanar un buen partido, como si no pudieran sacudirse de la intertemporada. Aun así, emociones no faltaron, principalmente en el primer tiempo, donde los protagonistas se las arreglaron para crearse varias ocasiones.

Sin Mesías ni Escobar, Vargas fue el encargado de llevar peligro cuando en los 30’, estuvo a punto de conectar en área chica un centro por izquierda, grito de gol que Solano le arrebató cruzándose en última instancia. Tres minutos después contestó el “Inmortal”, por intermedio de Ramírez que apareció solo por izquierda, pero esta vez Espínola se vistió de héroe para desviar abajo. Cristóbal Díaz nuevamente era el principal agente ofensivo de los vialinos, acompañado solo en el papel por Pablo Pereira, que estuvo ausente y cuerpo y alma en el plano futbolístico.

El gol cayó al final

El complemento fue otra cosa, el juego cayó en un valle gris, donde la pelota se peleó eminentemente en mediocampo, pero sin descuelgue de laterales y volantes, lo que impidió a los equipos acercarse a las áreas rivales. Por momentos se impuso el juego brusco, y no extrañó que a los 78’ Jorge Orellana se ganara la roja por doble amarilla.

La tónica se mantuvo durante gran parte del lapso, hasta que en los 85’ un veloz descuelgue de Fernández, por derecha, terminó con su disparo pegando en Bastián Solano y con la pelota colándose en el arco de un sorprendido Veloso. Era el 1-0.

A esa altura, con un Vial ya sin reacción, fue cosa de dejar pasar los minutos para que Deportes Concepción sellara el triunfo, el segundo en línea sobre su archirrival, y se fuera a celebrar con su gente. La copa Ciudad de Concepción es lila, pero también de las hinchadas, que no abandonaron a sus clubes y , una vez más, dieron clase de buen comportamiento.





Source link