Image

Así es cómo un invierno nuclear podría acabar con la humanidad en minutos – FayerWayer- fayerwayer

Listen to this article


El invierno nuclear es un fenómeno teórico que puede llegar a provocarle pesadillas a cualquiera con tan sólo imaginarlo. Y es que hablamos de un panorama desolador que podría surgir tras una guerra nuclear y derivar en el bloqueo de la luz solar por años, con cantidades de hollín y cenizas capaces de acabar con cualquier tipo de vida, y una dramática caída de las temperaturas en todo el mundo, que dan origen al nombre de estas teorías. Claro que todo esto es un escenario hipotético popularizado por el astrofísico Carl Sagan durante la Guerra Fría y que comenzó a discutirse internacionalmente luego de los ataques atómicos en Hiroshima y Nagasaki en 1945.

Y ahora, este tema vuelve a la palestra cuando pensamos en la posibilidad de conflictos nucleares contemporáneos, como la posibilidad de que Rusia siga ese camino contra Ucrania, llevando a la humanidad y el planeta a consecuencias devastadoras.

"Castillo de Harry Potter" en Odesa, es alcanzado por un misil ruso.
«Castillo de Harry Potter» en Odesa, es alcanzado por un misil ruso Odesa (Ukraine), 29/04/2024.- Smoke and flames rise from a damaged private building following a missile strike in Odesa, Ukraine, 29 April 2024. The Head of the Odesa Regional State Administration Oleh Kiper confirmed that at least four people were killed in the missile strike, while more than 30 others were injured, with 25 hospitalized and six in critical conditions. Among the injured were children and a pregnant woman. (Rusia, Ucrania) EFE/EPA/IGOR TKACHENKO
(IGOR TKACHENKO/EFE)

¿Qué pasaría en un invierno nuclear?

En concreto, la teoría del invierno nuclear predice que el uso de aproximadamente 100 bombas nucleares sería suficiente para cubrir el cielo con una capa de ceniza, entre cuyas consecuencias estaría la reducción drástica de la temperatura global. Este enfriamiento afectaría la agricultura al punto de causar una hambruna masiva en todo el planeta, con estimaciones que sugieren la muerte de mil millones de personas.

Según estudios del Bulletin of the Atomic Scientists, un enfrentamiento nuclear entre Estados Unidos y Rusia involucrando más de cuatro mil ojivas de 100 kilotones cada una podría resultar en 360 millones de muertes inmediatas a nivel mundial. Y claro, este temible cálculo no incluye las muertes adicionales que seguirían debido al hambre y las enfermedades resultantes del colapso agrícola y ambiental.

Pero además de las bajas temperaturas y falta de alimentos, el invierno nuclear también provocaría tormentas de cenizas que podrían durar por décadas, generando condiciones extremas que harían que la vida en la Tierra se asemeje a las duras condiciones de Marte, con tormentas de polvo que absorben la radiación solar y reducen aún más la habitabilidad del planeta.

Y por si fuera poco, este hipotético escenario también podría generar efectos nocivos por el hollín en la estratosfera, con capacidad de destruir la capa de ozono, exponiendo al planeta a niveles peligrosos de radiación ultravioleta. Al respecto, un estudio del National Center for Atmospheric Research indica que los niveles de ozono podrían reducirse en un 75% durante 15 años tras un conflicto nuclear, con un eventual pero lento proceso de recuperación que llevaría décadas.

Con todo, estas son sólo teorías, pero son bastante precisas a la hora de advertir los riesgos si es que un conflicto nuclear se desencadenara. Con el creciente número de países que poseen armamento nuclear y las tensiones geopolíticas en aumento, es mejor prevenir que lamentar.

Guerra nuclear Foto: Wikipedia Commons. Imagen Por:



Source link