Image

Jordi Castell recordó una cita para el olvido con un pretendiente millonario – Publimetro Chile- publimetro

Listen to this article


El fotógrafo Jordi Castell siempre entretiene a la audiencia con alguna anécdota de su vida amorosa, y esto no fue excepción en su última participación en el programa Tal Cual. Es ahí que contó la cita de la cual salió corriendo y terminó escapando a la casa de una amiga.

Esto salió a colación después de que Raquel Argandoña recordó esta historia, “el que llegó a la casa y te dijo: ‘¿Eso no más trajiste?’”, contó entre risas la animadora. “Yo esa vez lo mandé cascando y me fui a la casa de una amiga en Zapallar”, partió revelando el fotógrafo.

“Ese mismo hombre que es muy buenmozo, está forrado, es de muy buena familia, anda en un autazo (…) Es ordinario, mala clase. Será pituco, millonario y todo, pero mala clase”, añadió el fotógrafo, y agregó que no “pasó por caja”, sino que sólo hubo un “rayado de pintura en el ascensor, de ahí en el pasillo de la escaleras de emergencias, nada más”, aclaró.

Jordi Castell | Captura: TV+
Jordi Castell Captura: TV+

La destroza cita de Jordi

Esto comenzó en la carretera camino a Cachagua, el destino final de esta cita. “Íbamos a llegar el pasaje, voy y saco efectivo, le digo ‘déjame pagarte yo el peaje’, y me dijo ‘sí po, mínimo que pagues el peaje si yo pagué la bencina’. Ahí fue la primera luz que se me prendió y dije: ‘esto es una rotería del porte de un buque’”, relató.

“No sólo eso, su auto lo llevaba cargado porque lo único que quería era que yo le cocinara, yo había comprado hasta trufa para cocinarle. Perdón, pero si empezamos a hablar de plata, yo me había gastado como $250 mil pesos en el supermercado para llevarle puras exquisiteces y tratarlo como rey”, añadió.

Esta actitud terminó por espantar a Jordi, quien escapó de esa cita en la Quinta Región, por lo que terminó yéndose a la casa de una amiga.

Un amigo del fotógrafo fue invitado a salir por el mismo hombre, así que Jordi le advirtió que a ese sujeto le encanta hablar de plata. Esto fue comprobado por él quien fue llevado a lujosos restaurantes por el susodicho, y cuando fue el turno del amigo de invitarlo a comer, el adinerado le dijo “yo te llevé a un restaurante más caro que éste”.





Source link