Image

los volcanes estarían en erupción justo ahora – FayerWayer- fayerwayer

Listen to this article


Venus es considerado por muchos seguidores de la exploración espacial como una suerte de gemelo infernal de la Tierra, debido a su cercanía al sol que condiciona algunas de su cualidades más distintivas, como ese calor extremo que lo aleja del clima soportable y amigable de nuestra Tierra. Su superficie es abrasadora, cuenta con una densa atmósfera tóxica y sus episodios de actividad extrema con sus volcanes lo han convertido en un lugar hostil para la exploración.

La NASA y otras entidades siempre han considerado al astro como un sitio complicado para observar, pero ahora, nueva evidencia sugiere que este planeta puede ser mucho más geológicamente activo de lo que se pensaba anteriormente, con volcanes que posiblemente entrarían a su fase de erupción en este mismo momento.

Y es que un equipo de científicos planetarios ha analizado datos de hace décadas de la nave espacial Magellan de la NASA descubriendo signos de flujos de lava provenientes de dos volcanes en Venus. Dichos flujos, que se estima entraron en erupción a principios de la década de 1990, representan la segunda vez que se identifica evidencia geológica directa de actividad volcánica reciente en el planeta.

Un hallazgo en Venus con décadas de desfase

Los flujos de lava recién descubiertos, descritos a mayor detalle en la más reciente edición de Nature Astronomy, se originaron en las laderas occidentales de Sif Mons, un enorme volcán en escudo, y Niobe Planitia, una región relativamente plana que alberga numerosos volcanes. Si bien las erupciones no fueron tan grandes como la del Mauna Loa en Hawái en 2022, aún arrojaron una cantidad significativa de lava, suficiente para llenar el equivalente a miles de piscinas olímpicas.

Lo más curioso de toda la investigación es el desfase en el que los científicos llegaron a estas conclusiones. La evidencia de estas erupciones proviene de las ondas de radio enviadas a Venus a través del radar de Magellan.

Venus retrogrado
Venus retrogrado El planeta se pone directo. (Pixabay)

Al analizar los datos recopilados entre 1990 y 1992, los científicos notaron un aumento en la intensidad de la señal de retrodispersión, lo que indica la presencia de rocas brillantes recién formadas, probablemente se trataría de lava solidificada, incrementando con ello la proyección de actividad volcánica.

Venus tendría a sus volcanes más activos de lo que imaginábamos

Estos hallazgos se suman al descubrimiento del año pasado de una chimenea alterada en el volcán Maat Mons, que mostró cambios notables en forma y tamaño, lo que sugiere una reciente actividad eruptiva. Estas observaciones desafían la idea que todos teníamos acerca de que Venus era un mundo geológicamente inactivo y abren nuevas interrogantes sobre su evolución y potencial habitabilidad:

“La evidencia de actividad, incluso en los datos de Magellan de menor resolución, potencia el potencial de revolucionar nuestra comprensión de este enigmático mundo. Este resultado aumenta el entusiasmo por futuras misiones a Venus para estudiar en profundidad su actividad volcánica y su historia geológica”.

Son las palabras del coautor del estudio Scott Hensley. Los nuevos datos ofrecen una visión fascinante de un planeta vecino que, a pesar de su aparente hostilidad, alberga procesos geológicos dinámicos que podrían transformar su superficie y revelar secretos sobre su pasado y potencial futuro.

Queda mucho por descubrir de Venus. Aunque es un hecho que nunca será habitable para los seres humanos.



Source link